Seleccionar página

 

Giovanni Sartori.  “La Sociedad Multiétnica. Pluralismo, multiculturalismo y extranjeros”. Editorial: Taurus. Madrid 2001.

 

La sociedad multiétnica apareció en el año 2001, pero hoy este libro de Sartori sigue estando, como se suele decir, de “rabiosa actualidad”.

 

 

La sociedad multiétnica: un llamamiento a la reflexión

 

Giovanni Sartori, fue protagonista del debate político contemporáneo y gran experto en los problemas actuales de los sistemas democráticos de Occidente.

Autor, entre otros libros de Ingeniería constitucional comparada (1994), “¿Qué es la democracia?” (1997) y “Homo Videns: La sociedad teledirigida” (1998),

Académico de los lincei, politólogo y ensayista italiano y profesor de las Universidades de Florencia y Columbia, nos ofrece en este libro, vigoroso en reflexión, actualidad y pensamiento, una visión que, como siempre, llega en el momento justo para hablarnos de pluralismo, de multiculturalismo y de  los extranjeros.

Porque de una u otra forma, la sociedad multiétnica es un temasque, desgraciadamente, es carne de portada en todos los medios de comunicación casi diariamente.

 

la sociedad multiétnica

la sociedad multiétnica

 

Sociedad multiétnica y nuevos retos para la nueva era.

Pisamos el principio de la alfombra de este nuevo siglo XXI con demasiadas imágenes de sueños urdidos a la lumbre de la publicidad amparada por las grandes empresas de telecomunicaciones.

Abrazados a las Nuevas Tecnologías de la información, pensamos que sin más esfuerzo que la espera vendrá, como un maná bíblico, la paz y  el bienestar en una sociedad altamente tecnologizada; pero el espejo del ensueño puede estallar en mil pedazos si no somos conscientes de los  retos a los que  nos enfrentamos.

Uno de estos retos es, entre otros muchos, la adaptación a las nuevas migraciones que plantean, sin dudas, problemas de integración social y convivencia democrática por el aumento del rechazo.

Giovanni Sartori, en esta interesante obra sobre la sociedad multiétnica, y con el estilo directo y dejando a un lado “lo políticamente correcto”-como es habitual en el autor- nos sumerge en el tema de la buena sociedad a partir de un tema tan importante y tan actual como los nuevos movimientos migratorios en Europa.

Sociedad Plural o Sociedad Multicultural. Sartori nos habla del pluralismo y la sociedad libre en una primera parte en la que trata de mostrarnos como la tolerancia y el pluralismo son dos conceptos distintos. Por eso la sociedad multiétnica.

 

Sociedades abiertas contra las nuevas formas de radicalismo.

 

“¿Qué es una sociedad abierta? He dicho que una sociedad pluralista. ¿Y cuánto se puede abrir una sociedad abierta? He contestado que hasta donde lo permita la noción de comunidad pluralista, y a través de ella la de una comunidad en la cual los diferentes y sus diversidades se respeten con reciprocidad y se hacen concesiones recíprocas”. Para el autor, los multiculturalistas nos invitan a “repsensar la pluralidad”.

En el libro, Sartoti invita a pensar el pluralismo y, partiendo de ahí (no de la pluralidad), repensar la “pluralidad pluralista”.

En la segunda parte se habla del multiculturalismo antipluralista que no son nociones antitéticas, enemigas. El multiculturalismo es hoy una palabra portadora de una ideología, de un proyecto ideológico; y ése es el multicultralismo que aquí discute el autor.

Para Sartori los flujos migratorios que asedian Europa están caracterizados por “los inmóviles del pasado (poblaciones agrícolas), el de los urbanizados que se mueren de hambre en ciudades y el de los recién nacidos en exceso (excesivo)” llegando a la conclusión de que “la integración, el cómo de la integración va a depender del quién del integrado puesto que si los inmigrados son de naturaleza muy diferente, su integración no se puede gestionar con una receta única”.

 

La sociedad multiétnica como buena sociedad.

 

La buena sociedad multiétnica de la que habla Sartori debe ser aquella sociedad pluralista basada en la tolerancia y en el reconocimiento del valor de la diversidad.

El que conocemos como primer mundo ha jugado sucio. Vivimos en una especie de balsa de aceite envueltos en las sedas imaginarias del bienestar ganado a pulso con el esfuerzo de todos, sin saber o sin querer comprender que lo conseguido también es parte de aquellos a los que ahora negamos la entrada.

La Sociedad capitalista se está convirtiendo en la sociedad egoísta y cerrada que es capaz de creerse el centro de todo liderando la nueva revolución tecnológica (a la que sólo están teniendo acceso no más del 2% de la población mundial).

 

 

El aumento de los procesos migratorios no se debe a lo que la derecha reaccionaria llama “efecto llamada” para disfrazarse de Pilatos y lavarse las manos con el agua sucia de una nueva Ley de Extranjería, sino a que esa revolución tecnológica hace que el bienestar en el que vive el primer mundo ya sea conocido en los más olvidados rincones del otro llamado tercer mundo y ellos, de carne, alma y hueso como nosotros también anhelan su ansiado pedazo de la tarta.

 

Sociedad multiétnica y multiculturalismo

 

Es cierto que la apertura total de las fronteras provocaría más crisis que solución, pero con ejemplos para la reflexión  como los que Sartori nos brinda en este libro, caminando entre el pluralismo al que acusa de no haber sido nunca un proyecto y el multiculturalismo que califica de un proyecto en el sentido exacto del término, dado que propone una nueva sociedad y diseña su puesta en práctica, nos podemos mover para enfrentarnos a un grave problema que solo nosotros hemos creado porque la tierra que pisamos es, y debe ser, la casa de todos.

De lo contrario, y no tardando mucho, como ya está comenzando a ocurrir vendrán ellos, ya sin muros ni vergüenzas, buscando la verdad de la palabra hermano y preguntando si aún resiste la solidaridad en los diccionarios.